top of page
Dedicado a 70_edited.jpg
Serrucho

SERRUCHO

La idea de hacer Serrucho nació en el castillo de la Esmeralda, en el mes de Enero de 1970. Su objetivo original era competir con Brisas, periódico editado por el capellán, que no gozaba de la aprobación de la mayoría de los subtenientes. Debido a su origen es que el sarcasmo y falta de seriedad fueron una tónica constante en su existencia, como lo reflejaron siempre su nombre, sus "slogans" y sus contenidos.

 

Su publicación fue un tanto irregular, lo cual fue un tema de discusión por sí mismo. Por ejemplo, entre los años 1973 y 1983 no hubo ninguna publicación y en cambio el año 1996 vio circular 13 ediciones. En el transcurso de Octubre de 1993 se editaron cuatro números, siendo la única oportunidad en la historia en la que Serrucho tuvo frecuencia semanal. Su última aparición está fechada el 15 de Junio de 1999 y es una edición especial sin número. La otra edición sin número que aparece en esta recopilación es una de Marzo de 1990 dedicada a la celebración de los 20 años, pero que nunca fue publicada, por lo que el curso nunca la recibió. Lo mismo ocurrió con la edición número 70, acompañada de un índice comercial. Por lo tanto, tanto la de los 20 años, como el número 70 son ediciones inéditas. Ambas aparecen aquí tal cual fueron escritas en ese momento.

Serrucho entrega una visión parcial de algunos aspectos de la vida de los 70, pero a su manera refleja el espíritu del curso y fue una valiosa forma de mantener el contacto, sobre todo cuando los miembros del curso empezaron a dejar las filas de la Armada, pero no el cariño por la Institución.

Algunos artículos son difíciles de entender para quien haya estado lejos del incidente reflejado o de los artistas involucrados, pero se decidió recopilar y publicar cada ejemplar de Serrucho tal cual, sin comentarios aclaratorios, notas al margen ni correcciones, para ser rigurosos con el track del "órgano oficial" de los 70.

 

Las razones para crear el presente volumen son varias. La primera y más práctica es que a mi personalmente me resulta más cómodo guardar un libro que papeles sueltos. La segunda es que hay miembros del curso que no recibieron alguno de los números y esta sería la forma de que todos pudieran tener acceso a todos los ejemplares. El tercer motivo es el de crear una instancia formal de poner término definitivo a mi participación en el ciclo de vida de Serrucho, haciendo la presente contribución y rindiendo un tributo a la generación 70.

 

Víctor Benavente Pierret

 

Santiago, 18 de Junio de 2001

Hojear

Hojear en pantalla

bottom of page